MACARRONES CON FRITADA DE MEJILLONES
www.elrincondemarimel.com

Inicio
Carnes
Pasta Arroces
Pescados
Mariscos
Pintxos
Tapas
Postres
Verduras Legumbres
Taller de Cocina

MACARRONES CON FRITADA DE MEJILLONES


Ingredientes ( 4 pers.):

- 300 grs. de macarrones
- Un kg. de mejillones pequeños (de roca)
- 2 tomates maduros
- Una cebolla grande
- Un pimiento verde
- Medio pimiento rojo
- 2 dientes de ajo
- Guindilla
- Una cucharilla de pimentón de la Vera
- Un vaso de vino blanco
- 2 vasos de salsa de tomate
- Aceite de oliva
- Sal y pimienta

PASO 1º:


 Lavamos los mejillones bajo el chorro de agua fría, (no hay que sumergirlos), y les retiramos cualquier suciedad que puedan tener adherida a las conchas. Les quitamos las barbas, para ello, colocamos el mejillón con la parte delgada hacia arriba y tiramos de las barbas hacia abajo, para no dañar su carne.
Ponemos una cazuela ancha al fuego, con un dedo de agua y vino blanco, ½ hoja de laurel y unos granos de pimienta. Cuando empiece a hervir, colocamos los mejillones y tapamos. Los retiramos a un cuenco, en cuanto se vayan abriendo (foto 1ª). Si los cocinamos en exceso nos quedarán gomosos. Aquellos que no se abran los desechamos. Retiramos sus conchas y  reservamos la carne cubierta con un poco del caldo de su cocción, pasado por una estameña (o un colador de tela)(foto 2ª). El resto del caldo, después de colado, lo ponemos a reducir en un cazo a fuego suave, hasta que apenas quede 2 ó 3  cucharadas soperas. Reservamos éstas, para añadírselas a la fritada
PASO 2º:

 Para elaborar la fritada, sofreímos en una sartén con un poco de aceite de oliva, la cebolla  y los dientes de ajo (todo muy picado). Cuando la cebolla se vuelva transparente (sin que coja color), añadimos los pimientos picados y un trozo de guindilla (foto 3ª). Rehogamos a fuego suave durante 10 minutos, removiendo de vez  en cuando.
 Una vez pochada la verdura, vertemos el resto del vino blanco, dejamos reducir, hasta que pierda el alcohol e incorporamos los tomates picados, pelados y  sin pepitas. Sazonamos levemente con sal y pimienta (el caldo iodado de los mejillones le aportará mucho sazonamiento) y cocinamos destapado durante 10 minutos más. Pasado este tiempo añadimos una cucharilla de pimentón,  la salsa de tomate y las cucharadas reservadas de la cocción de los mejillones. Dejamos que cueza todo unos 5 minutos. Apagamos el fuego, quitamos la guindilla, ponemos la salsa a punto de sazonamiento e incorporamos los mejillones a la fritada (para que vuelvan a coger temperatura).  
PASO 3º:

 Para cocer la pasta, ponemos abundante agua en una cazuela, sazonada a razón de 10 grs. de sal por litro de agua. No le ponemos aceite, ya que crea una película en la pasta que hace que ésta no absorba bien la salsa. En el momento que el agua hierva, agregamos la pasta, bajamos el fuego, removemos y dejamos cocer a fuego suave, el tiempo recomendado por el fabricante en el envase. Si nos gusta "al dente" le damos, un par de minutos menos. Una vez cocida, escurrimos la pasta, pero no la refrescamos.
  Añadimos la pasta recién cocida a la fritada caliente. Le damos unas vuelta, para que los macarrones se empapen de salsa (con cuidado de no romper la carne de los mejillones) y servimos .
 Emplatamos, decorando por encima con un poco de cebollino o perejil picado (foto 4ª).
 NOTA: si queremos que la salsa nos quede cremosa, le podemos incorporar, un chorretón de nata líquida.
 Para conservar los mejillones, los guardaremos dentro de un bol, en la parte baja de la nevera, envueltos en unas hojas de papel de periódico mojado en agua fría.
 La distinta coloración que tienen los mejillones, se debe a la diferencia entre sexos, ya que los ejemplares machos tienen la carne de color anaranjado pálido, mientras que en el caso de las hembras es de color fuerte, anaranjado o rojizo.

macarrones con fritada de mejillones
 
2017© www.elrincondemarimel.com